Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

Está en nuestras manos

Publicado: agosto 1, 2012 en Uncategorized

Cada vez es más evidente que vivimos un momento trascendente en nuestras vidas y en la historia de la humanidad, pero no somos conscientes de hasta qué punto. Los acontecimientos no son circunstancias motivadas por la condición humana, ni por la consecuencia de nuestros errores, es mucho más que todo eso.

Todo lo que está pasando y pasará está orquestado con un fin ya diseñado y que obedece a un propósito. Para poder entender qué es lo que realmente está pasando no vale cualquier opinión, ni tan siquiera la mía, pero mucho menos la pura manipulación de los medios que como ya conté en artículos anteriores está al servicio de los verdaderos beneficiarios de los acontecimientos.

Por lo tanto, para poder entender lo que pasa y pasará, como medida de prevención o de lucha contra un futuro nefasto es preciso entender por uno mismo y sin dejarse condicionar por el entorno, cuál es el principio y el fin de todas las cosas. Para ello hay que borrar todo lo aprendido hasta ahora, purificarse de la influencia de todo lo que nos condiciona cada día y hacer funcionar nuestra arma más poderosa y eficaz, que es nuestra propia conciencia.

Si tienes una ideología política, olvídala, sólo sirve para controlarte y manipularte, si tienes una creencia científica, haz lo mismo, si tienes un nacionalismo, olvídalo también, sirve para desunirte y separarte. Tira a la basura todos los dogmas, que han sido introducidos en tu mente como un mecanismo de control, para que no pienses por ti mismo, y empieza a preguntarte por qué ocurren las cosas y en qué clase de mundo vivimos, si estamos limitados como creemos o por el contrario somos seres con mayores capacidades.

Tú sabes ya de sobra que esta crisis está siendo conducida por una élite de poder que persigue enriquecerse, ya sabes que las guerras son provocadas por los mismos, que muchas enfermedades son creadas por ellos, sabes esto y mucho más, lo sé porque cada día me sorprendo de cuánto estamos despertando tanta y tanta gente. No obstante, no todo es lo que parece y aquí está mi punto de vista de la situación, después de mucho investigar, de tratar de unir cabos, de ponerte en la mente de un perverso oligarca financiero y de encontrarle un sentido sencillo y a su vez lógico a este caos.

Desde luego hay millones de asuntos perversos que desconocemos, muchos de ellos atentan día a día contra nosotros, y están introducidos en nuestros hábitos de consumo y nuestro estatus quo diario. Todos estos elementos sirven para adormecer nuestra conciencia y potencial, mediante los medios, alimentos, aire, agua, residuos industriales, medicamentos, entretenimiento…. Y no, no es una conspiración, es una realidad. Si tú fueras uno de ellos y quisieras vivir como un Dios y perpetrar tu hegemonía, crearías medios para manipular y engañar con el fin de que tus fines se cumplieran. Bueno, tu tal vez no, porque tu corazón es bueno, pero el de estos avariciosos no.

Mi teoría:

Partiendo del momento actual y recogiendo del pasado aspectos como los atentados de 2001, 2004 y 2005, sus consecuencias, la democracia bipartidista financiada por el gran capital servil a este, y las consecuencias finales de las dos grandes guerras, tales como la creación de la ONU, la OTAN, posteriormente la Comunidad Europea, el Euro y la globalización. Todo esto sirve para poner en funcionamiento un desastre financiero total que provoque una situación de retroceso, caos, rebeldía, inconformidad con el sistema establecido. En resumen, lo que está sucediendo ahora, todo esto es lo que la élite desea que pase. Provocar a la masa hasta que ésta reviente y busque un cambio de sistema.

Mi opinión es que la ancestral élite de poder mundial quiere un cambio de sistema desde hace mucho, pero si cambian el sistema en medio de la reciente era del bienestar, sus planes no habrían funcionado. Por lo tanto, la jugada es una vez más poner en practica el método “problema – reacción – solución”, ya empleado en multitud de ocasiones con jugosos resultados. Por lo tanto para que nosotros queramos un cambio de sistema, primero han de hacer lo posible para que el sistema, ante nuestros ojos, sea el mayor de los problemas, y por tanto nosotros mismos luchemos por cambiarlo. Para ello, su plan es el siguiente:

Problema: Crisis económica mundial, sobre todo en los países occidentales que es donde existen realmente la sociedad del bienestar y los mayores derechos de los ciudadanos, corrupción política, desigualdades sociales, robos descarados por parte de los bancos, políticos, y todo el sistema actual. Malestar de la sociedad, y en consecuencia, desconfianza en la democracia, en las autonomías, en las administraciones locales, en las leyes, en todo. Para ello sólo tienen que provocarnos.

Provocación: “Político miente, engaña y roba en nuestra cara y por si fuera poco nos sube los impuestos, quita pagas, facilita el despido, con el fin de pagar la deuda financiera que han generado corporaciones privadas las cuales nos han engañado y robado también” Si esto no es una provocación en toda regla, ¿qué lo es?

A ésto sumamos que con nuestro descontento salimos a la calle con ganas de cambiar el sistema, la constitución o lo que sea, con ganas de cortar cabezas, con ansias de luchar. Para ello habrá infiltrados e incluso grupos terroristas bien pagados que incluso la liarán o incitarán más, para que se genere tal caos que ya pidamos como sea la reacción. Este método les funciona muy bien.

Reacción: Hartos y quemados, surgen nuevos líderes civiles y políticos partidarios de nuestras ideas pero colocados por la misma élite para luchar contra el sistema. En ellos reflejamos todas nuestras esperanzas de cambio y prosperidad. Después de un caos que puede llevar por delante muertes, catástrofes, terrorismo o incluso una guerra, vendrá el cambio y la paz. Cansados y agotados nos entregamos al nuevo sistema sin concesiones.

Solución: El nuevo sistema ya diseñado antes de la crisis y pedido de rodillas por todos nosotros se implanta en toda la sociedad como una aparente solución definitiva que evite errores anteriores y una a todos los países en uno solo, las monedas en una sola, que todo se unifique para evitar que vuelva a suceder otra vez algo tan terrible como lo librado hasta ahora. Aprendiendo de nuestros errores estaremos ya inmersos en una sociedad orwelliana controlada por un poder unitario totalmente fascista y controlador del que ya no podremos salir. No podremos salir por todos aquellos implantes que se están haciendo en la sociedad, de los que son todavía muchos inconscientes. Finalmente los poderosos tendrán el control de toda la masa humana por primera vez en la historia. Nosotros mismos habremos luchado para ser condenados. Una jugada maestra.

Pero evidentemente, ésto es un proceso que no tiene por qué salirles necesariamente bien. Lo digo porque la razón para que estemos viviendo esta recesión provocada es porque es evidente que un cambio ha de suceder para bien o para mal, ya que en estos momentos de la historia de la humanidad, el nivel de conciencia e intelectual es muy elevado gracias al arma globalizadora, a la interacción entre las personas y al propio nivel cultural, sumado al elevado nivel de población que con el modelo económico actual se adivina inviable en un futuro. Por ello, la supremacía de las élites y linajes de poder está amenazada y es hora de actuar.

La finalidad es el control absoluto de todas las personas en todo el mundo con el fin de instaurar un mundo esclavizado de personas sin ningún tipo de posibilidades donde las nuevas generaciones vean normal trabajar por poco o nada. Para ello es preciso destruir el sistema del bienestar con esta farsa, introducir mecanismos de control como el dinero electrónico implantado en un micro-chip subcutáneo, un mundo en el que si no entras en su juego no podrás vivir de ninguna manera. Y no vale el cultivo y la cría de animales, porque para eso se han creado los transgénicos, es decir más control. Cada paso que los dueños del mundo dan, son oportunidades que perdemos y en nuestras manos está luchar inteligentemente contra la gran estafa. No podemos caer es su trampa, en la que están provocando mediante sus falsas democracias totalmente manipuladas, tenemos que ser más hábiles, tenemos que estudiarlos nosotros a ellos, igual que ellos nos estudian a nosotros con sus experimentos y redes de control maquilladas como redes sociales.

La forma de luchar contra ellos es simplemente dejar de alimentarlos, pagarles con la misma moneda. Si ellos nos quitan, nosotros no les ayudamos a seguir creciendo, es decir dejamos de consumir todas y aquellas marcas que ellos controlan, pasamos a comprar el alimento a los particulares que cultivan en sus fincas, llevamos una vida más austera en la que no compramos sus marcas, no pagamos lo que sea injusto, nos organizamos para actuar en consecuencia e inteligentemente, no permitiendo nunca más caer en sus trampas y luchas entre nosotros. Ellos se unen para poder dividirnos y equilibrar las fuerzas.

Precisamente esta crisis financiera diseñada y sus consecuencias sirve para eliminar número y establecer control, porque son muy pocos contra una inmensidad y el control lo pueden perder en cualquier momento. Al ser infinitamente más y ellos menos, aunque tengan todo el poder, el control y el dinero, la solución es sencilla, el poder se les quita eliminándoles el control y el dinero.

El control: no dejándonos engañar y despertando a la gente que no entiende que pasa, convenciendo a las fuerzas de seguridad de que ellos entran en el mismo saco que todos nosotros, que son utilizados para destruirnos a nosotros, a los suyos y a ellos mismos en consecuencia.

El dinero: simplemente no alimentándolos, no consumiendo todo aquello que huela a multinacional de su propiedad. Comprando en los mercados tradicionales, familiares.

Si a ello sumamos que ya no caemos en sus viles trampas y que en vez de dividirnos nosotros con falsos dogmas aprendemos a no defender aquello que se nos ha impuesto, el control será nuestro. El resultado final es una vida mucho más maravillosa de lo que nadie haya imaginado. Somos educados con mentiras y sometidos con ideas y religiones, con miedos y amenazas para no ver más allá de lo que somos, porque si realmente supiéramos el potencial que tenemos no dudaríamos ni un instante en acabar con esta forma de vida e instauraríamos la que realmente nos corresponde.

Está en nuestras manos, pero debemos actuar antes de que sea demasiado tarde.

El mayor poder (Parte III)

Publicado: julio 11, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:

Cuando a una persona se le pregunta por qué ve el telediario, escucha la radio o lee el periódico, nos responde que lo hace para estar informado y, por consiguiente, da por hecho que eso que recibe es la realidad de lo que sucede. No puede estar más equivocado ya que la realidad de las cosas pertenece a uno mismo, el mundo lo recibimos a través de nuestros sentidos y nuestra mente procesa esa información siempre en base a la visión del mundo que nos ha sido impuesta. Nuestra propia conciencia no interviene  por la sencilla razón de que está aletargada casi totalmente.

Esto quiere decir que si entendemos todo lo que está a nuestro alrededor según lo que nos han enseñado, no es nuestra conciencia la que interpreta las realidades de las cosas sino nuestra mente basándose en nuestras enseñanzas. Por lo tanto, es mucho más fácil conseguir así manipular la información siempre en beneficio de los que sustentan los medios.

Actualmente vivimos una época histórica donde la aceleración de los acontecimientos está provocando poner en duda buena parte de lo que nos cuentan. E irá  incrementándose por la sencilla razón de que cada vez más personas (en una situación de desesperación por una situación de desempleo, la pérdida de ingresos o el desahucio de su vivienda)  ante tal panorama, abrirán sus mentes, condicionadas por la situación límite, en busca de soluciones o explicaciones a lo que está pasando. Esto implica que estas personas despierten su conciencia, que estaba dormida, por culpa de su situación de confort. Lo mismo sucede en caso contrario, cuando todo nos va bien y el mundo aparentemente prospera, nos negamos a escuchar a alguien que nos advierte del mal camino que llevamos y que nos espera un futuro de decadencia si no lo evitamos. Nuestra conciencia está dormida y nuestra mente hace oídos sordos de lo que escucha porque no quiere pensar que el buen momento se va a acabar algún día. Si vemos niños morirse de hambre en la tele, miramos para otro lado, lo hace nuestra mente condicionada por nuestras enseñanzas manipuladas para que no intervenga nuestra conciencia y así seguir viviendo en los mundos de “yupi”. Antes del 2007 un reputado político español advertía del peligro del rumbo que llevábamos y fue menospreciado y condenado al ostracismo por la propia sociedad, al interpretar esas afirmaciones como locuras en una era fantástica que nadie quería oír.

Pero ahora nos toca a nosotros y, es por ello que, la mente busca soluciones y ahí le damos paso a la consciencia. La consciencia está más relacionada con el espíritu de cada uno, con su alma, se siente en el corazón, la mente es cerebral y en ella se almacenan los datos que nos llegan con la información manipulada. El corazón dicta las decisiones por intuición. En momentos clave de nuestra vida la mente ha de escuchar a la conciencia que es consciente, ha de escuchar al corazón.

No somos seres destructivos, egoístas, malvados, desinteresados, corruptos, limitados y enfermos, en absoluto, para nada, nacemos libres de todo esto, pero comenzamos a vivir en un mundo en el que nuestro subconsciente es bombardeado día tras día con miedos, incitaciones al consumo, al egoísmo, al juego, a una moralidad perversa, a credos, mentiras, sometimiento a las normas y a aceptar el juego de la vida tal y como está montado, sin poder oponerse a él. Aunque todo esto implique una grave pérdida de valores, somos sometidos por la maquinaria de manipulación más grande de la historia, basada en el sometimiento y atontamiento de la gran capacidad humana para evitar ser seres de conciencia capaces de mejorar todas la facetas del ser humano.

Un ser humano cualquiera que empiece a ver la TV desde pongamos los seis años a una media de tres horas diarias durante unos 340 días al año y estableciendo una media de un corte publicitario cada 15 minutos de otros 5 minutos, verá unos 5 o 6 cortes publicitarios con unos 10 anuncios, considerándolos de 30 segundos cada uno. Eso nos da 60 anuncios al día, unos 2.040 al año y si ve la tele 70 años más, unos 142.800 anuncios en su vida. Esto sólo en la TV, después está el resto de medios. Un ser condicionado al consumismo de por vida. Alimentará sus carencias emocionales y personales comprando cosas que ni les serán necesarias e hipotecará su vida para cumplir los deseos que le fueron introducidas subliminalmente a diario.

La división, la violencia y el miedo también están presentes en la vida de este ser humano. Sin darse cuanta tendrá una declinación política, que le haga odiar a los que piensan distinto, será seguidor de un equipo de fútbol, vivirá dividido por un estatus social, tendrá una religión distinta a la de sus nuevos vecinos extranjeros. Estará sometido a un bombardeo de violencia diaria, en cada uno de los telediarios que vea, series de televisión, películas, juegos…. Un telediario debería hablar más de los logros de la sociedad que de los “reality” diarios que tienen menos importancia. El cine debe trasmitir un mensaje positivo pero, sin embargo, el que es atractivo y comercial está basado en la violencia. Los juegos que más se venden puntúan por matar.

La respuesta típica a todo esto es: ¡Es lo que la gente quiere!, no es cierto, es con lo que a la gente han tentado, han educado y han promovido. La violencia es más dañina que otras muchas cosas que están prohibidas.

El miedo es el factor que falta para terminar de traumatizar y atormentar nuestras mentes. Siempre, sin excepción, hemos vivido en una situación constante de miedo. Miedo a una guerra, a un ataque nuclear, a un atentado terrorista, a perder el trabajo, a tener menos que los demás, a ser un perdedor, a un meteorito, a una invasión alienígena y a todo lo que se les ocurra, ya que con miedo el ser humano es dócil cual tierno corderito, es sumiso, es servil, es esclavo y además acusa un trauma causado por la división,  la violencia y el miedo. Al final un ser humano en un estado aparentemente libre y democrático es todo menos libre.

En su única e irrepetible ocasión en el mundo físico, vivirá gran parte de su vida sometido a una enseñanza manipulada, trabajando todas las horas productivas de su vida para otros (aunque trabaje para él, en realidad lo hace para otros, trabaja para pagar facturas), viviendo en una colmena contaminada, en un entorno violento, dividido con sus semejantes y atemorizado constantemente. Toda esta vida de sufrimiento para escasos momentos de felicidad con sus hijos, mujer, familia, amigos, aficiones….

Se desarrollará en un mundo lleno de mentiras, una tras otra hasta morirse. Creerá que vive en una sociedad justa, libre, democrática, con derechos y que con sus impuestos paga por una educación, sanidad, y servicios sociales equitativos a todos los seres de su comunidad. Pensará que su país sólo apoya las buenas causas y acciones internacionales, que los ejércitos pagados con sus impuestos van a velar por la paz de otros países, que las fuerzas de seguridad están para protegerle y que las prohibiciones se han dictado para resguardarlo de sus imprudencias. No dudará por un instante que el verdadero fin de su gobierno es el de velar por sus intereses y entenderá que si algo ha salido mal, siempre es culpa de él y del resto de ciudadanos, o si esto no es creíble, de la globalización. Se verá muy importante por pertenecer a una comunidad de países que sólo velan por el interés de los ciudadanos.

Afortunadamente esto empieza a cambiar y cada vez más gente ve que algo no funciona, pero aun así sigue engañada, porque eso es precisamente lo que quieren que veamos. Tienen el control total de todos los recursos y necesidades de consumo, tienen la posibilidad de crear todo el dinero que sea necesario, el poder de hacer lo que quieran con cualquier país, son los verdaderos emperadores del mundo, que no han dejado de serlo desde siempre porque siempre han controlado la situación y la población mundial se lo ha creído todo. Los culpables de los mayores genocidios de la humanidad todavía están en el poder pero, por primera vez, empiezan a estar al descubierto y se empiezan a descubrir sus fechorías. Todavía es una minoría la que lo sabe, pero crece exponencialmente, y por lo tanto esa élite intuye que de seguir así podrían perder por primera vez el dominio. Su mayor amenaza son cada uno de los seres humanos de este planeta que empiezan a hacerse preguntas, a buscar respuestas y alternativas.

Por esa razón es la hora de ver más allá de lo que la información nos camufla, de lo que los medios nos hacen ver. Los intentos de dominar Europa y el mundo no son llevados a cabo por los líderes de países que salen en las noticias, tan solo son los títeres hacia los cuales quieren que canalicemos nuestras iras, si no vemos más allá de lo que se nos hace ver, jamás conseguiremos salir de esta prisión en la que vivimos, una desgracia de condena en la que no hay salida, en la que cada vez se trabaja más, se gana menos, se vive peor, y se condena nuestro futuro y el de nuestros hijos, nietos….

¿Qué diremos a nuestros hijos, cuando nos acusen de haberlos condenado a vivir para pagar los intereses de un timo que nos han colado y por el que no hemos hecho nada?

Todas las maniobras financieras de deuda que perjudican a la población forman parte de una macro-estafa con la única finalidad de acceder al control de los estados y por consiguiente de la población. Si el dinero está controlado por entidades privadas y a su vez el grueso de la economía depende de grandes corporaciones bancarias e industriales, al final ellos marcan las pautas a seguir utilizando una herramienta muy eficaz que ha servido para llevar a cabo este plan: la maldita globalización. Por si fuera poco las empresas de calificación de la deuda forman parte del tejido privado económico que ha ocasionado esta situación.

En definitiva, todo ha sido causado a propósito con la única intención de destruir el progreso de la civilización, crear un gran caos social y político, tentar a la revuelta y pescar en río revuelto.

Vuelvo a insistir, políticos corruptos, la monarquía tocada, el sistema en entredicho y, a pesar de ello, no vemos más allá. Mientras no veamos más allá, el plan de los ejecutores de todo este hecho histórico avanza en pro de sus fines. Cuando no podamos más, pediremos a gritos una solución. Estoy convencido de que la solución ya está preparada, nos la venderán maravillosa para que piquemos el anzuelo y mientras tanto habremos perdido toda oportunidad. La situación se agravará, absolutamente todo estará en manos de los mismos de siempre.

Por esa razón la información es el mayor poder sobre la tierra ya que la única forma de encontrar la libertad es encontrar la verdad, y la verdad está muy lejos de la realidad que nosotros creemos, la verdad siempre ha estado en manos de los que han gobernado el mundo desde el principio de los tiempos. Casi todo es mentira, muy poco de lo que sabemos es verdad, de hecho la única verdad que realmente conozco es el desconocimiento de esta.

La búsqueda de la verdad se aleja más cuanto más cómplices somos del sistema establecido, a menos que la búsqueda de esta eluda dicho sistema.

A pesar de la ocultación y manipulación de la información vemos cómo los que nos gobiernan nos mienten día si y día también, los bancos engañan a los ahorradores, el jefe del estado defiende organismos en pro de la naturaleza y por otra parte la destruye. Sabemos todo esto y mucho más y, sin embargo los creemos cuando nos dicen que la crisis es por nuestra culpa, “vivíamos muy por encima de nuestras posibilidades”, nos lo dicen los que construyeron aeropuertos inservibles, obras faraónicas desaprovechadas, los que nos suben el combustible, la luz, el gas…. ¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades si para ello los ciudadanos dan el sudor de su frente a cambio de nada? Si, de nada, de nada, insisto, no nos han dado dinero, ni tan siquiera papeles de colores, nos han dado una cifra en un ordenador y, lo peor de todo es que han generado una inflación monumental desde hace mucho tiempo, que el día que reviente yo pregunto: ¿Sabe quién va ser amo y señor y quién va a ser un esclavo sin derechos a nada?

Os pregunto: ¿No os preocupa la proliferación de locales de “se compra oro”?, es una plaga, seguro que os habéis dado cuenta de ello. ¿Creéis que han proliferado porque la gente no tiene dinero y vende barato su oro a cambio de dinero?, el oro es, y siempre ha sido, el único dinero de verdad, fijaros en la historia. Por esa razón, el que hace el timo sabe que el valor del dinero, el día que salten las cifras de la mega inflación será de cero. Si alguien tiene un millón de euros en su cuenta, en realidad tiene cero, bueno tal vez lo que le den por ese millón de euros en papel. ¡Ah!, ¡no!, tampoco, porque no hay dinero en papel, sino dinero digital emitido, bien, pues entonces cero.

Los timadores, es decir, los que manejan las marionetas que aparentemente gobiernan Europa y América del Norte, tienen casi todo el dinero en cifras digitales gigantescas, pero no vale nada, porque no esta respaldado por oro o bienes tangibles, lo saben y como tienen casi todo el dinero que no vale nada, pero solo ellos lo saben, han creado un red gigantesca para cambiar ese dinero que no vale nada por el oro que si vale de verdad. Cuando tengan todo el oro y nosotros tengamos algo de dinero que no vale nada, se descubrirá el pastel. ¡Vaya! ha explotado la inflación y el dinero no vale nada, ¡maldita sea! el sistema no funciona y es por culpa de los ciudadanos, ¡malditos insensatos! Ahora se emite una nueva moneda basada en las cantidades de oro existentes, que es como debe ser, y ellos pasan a tenerlo todo y nosotros pasamos a no tener nada. ¡Bienvenidos al nuevo mundo! ha vuelto la edad media y usted no vale nada, pero le queda una hipoteca por pagar y tiene que pagarla en la nueva moneda. Éramos esclavos, ahora somos cucarachas.

Puedes obviar esto porque, tal vez, esta información no valga para nada, ni se aproxime a la realidad, pero en tu mano está seguir obviando o ponerse manos a la obra y poner tu conciencia a funcionar antes de que sea demasiado tarde. Si no tienes nada que perder, ¡que más da lo que pase! pero si tienes hijos, si tienes un sueño, si has ahorrado toda tu vida, que no te tomen el pelo, deja el fútbol, el gran hermano, los medios de comunicación e investiga. Conviértete en un investigador, que, además de que te puede salvar, enriquecerá tu ser.

Quisiera terminar afirmando rotundamente una serie de cuestiones de las que todos deberíamos estar informados y buscar respuestas:

  1. El cáncer es un negocio: Nuestros amigos y familiares sufren y mueren, pero jamás vemos a un monarca o dueño de un lobbie morir joven o sufrir un cáncer.
  2. La enfermedad es un negocio: La industria farmacéutica es ya tan poderosa como la energética. ¿de verdad interesa curar? O, tal vez, ¿mantener enfermos?
  3. La deuda es un negocio: Por eso debemos tener necesidades y ganar menos de lo que podamos pagar.
  4. La energía es un negocio: Por eso los cientos de energías libres, gratuitas y no contaminantes son archivadas, perseguidas o eliminadas.
  5. La guerra es un negocio: Por eso ambas partes de un conflicto son provocadas y financiadas por un mismo interés. Así siempre salen ganando, da igual quien lo haga. Venden armas, reconstrucción y acaparan recursos.
  6. La alimentación es un negocio: Pregunten, cuantas explotaciones agropecuarias tienen que cerrar para dar paso a multinacionales. Si con pesticidas y hormonas se mejora la productividad da igual la buena alimentación de los seres humanos. Véase algún documental sobre Monsanto.
  7. El entretenimiento es un negocio: Cuanto menos sensible y más inculto uno sea, más fácil es producir industrialmente entretenimiento.
  8. La esclavitud es un negocio: Cuanto más se trabaje y por menos, alguien se queda con la plusvalía.
  9. El cambio climático es un negocio: Además de una farsa y una mentira, se nos ha hecho creer que esto está pasando para subir los precios del combustible y cargar impuestos para la lucha contra el cambio climático.

Y el mayor negocio de todos es la ignorancia, por eso la información está manipulada, con el fin de que sigan funcionando los negocios anteriores, que se basan en las necesidades de los seres humanos, los cuales con su esfuerzo e ignorancia luchan día a día para mantener esta farsa y que los que de verdad gobiernan, posean fortunas miles de veces superiores al número uno de la lista Forbes, sigan en sus tronos de emperadores del mundo por los años de los años.

Si te has leído todo esto y los dos artículos anteriores, gracias por tu paciencia. Quiero decir una vez más que todo esto son análisis personales de años de estudio, lectura e interpretaciones, pero que tal vez éste totalmente equivocado. Tan sólo he llegado a un  momento de mi vida en el que necesitaba compartirlo contigo. No creas nada de esto, ni nada de lo que circula por internet, lee, analiza e interpreta el mundo alejándote de tus convicciones, tus enseñanzas e intenta encontrarle la lógica a este mundo sin sentido para  averiguar que sí lo tiene, y en ese sentido lógico del mundo nosotros somos meras piezas  que importamos poco, pero con capacidad para cambiar nuestras vidas.

Comprobarás que los 7000 millones podemos vivir cien años sin enfermedades, casi sin trabajar, sin pasar ni una sola penuria, felices y en un mundo pleno. Hace mucho tiempo que es más que posible.

Alguien dijo: “La verdad nos hará libres”

Información, inconsciencia, hipnotismo, conformismo, servilismo, esclavización.

Un grupo de palabras demasiado presentes en el día a día del mundo, claves para el desarrollo de un plan capaz de provocar el sometimiento total de las masas. Vivimos tiempos en los que las injusticias sociales y las pérdidas de derechos trascurren a una velocidad tal, que no podemos  asimilar semejante shock. Mientras esto sucede, el poder que todo lo posee, adquiere más y más control sobre todos nosotros.

Pero veamos algún punto más para entender las herramientas que hacen funcionar este plan:

Continuando con aquellos aspectos relacionados con la información, cabe pararse en otro tipo de medios menos mediáticos que la televisión, pero no por ello menos importantes, tales como la prensa escrita, la radio e internet.

Los dos primeros son perfectamente controlables porque requieren grandes infraestructuras para poder tener una repercusión mediática y por tanto una vez más, siguiendo la pista del dinero, todas estas son propiedad de grandes corporaciones de capital, las cuales a su vez son accionistas de todas y cada una de las principales empresas mundiales de todo tipo de necesidades de consumo y energéticas. Esto se puede comprobar buscando la información necesaria, yo no me invento nada. Existen otros medios, como publicaciones alternativas, radios locales y panfletos de determinados movimientos. Pero si somos realistas, estos tienen una incidencia ínfima en comparación con los grandes medios.

Los medios escritos de mayor difusión son todos deficitarios, hasta el que más vende, esto es una información de primera mano de un contacto periodista, pero sin embargo están ahí, al igual que lo son las cadenas de televisión autonómicas. ¿Por qué  son sustentadas?,  porque son necesarias para condicionar, convencer y camuflar lo que sea preciso. El profesional recibe las informaciones del mundo, de agencias de noticias, empresas éstas privadas, donde sus accionistas han de velar por sus intereses. Recibe la noticia y la prepara para ser divulgada, ¿Qué garantía tenemos de su fidelidad e imparcialidad?, me atrevo incluso a dudar de su veracidad en muchos casos.

La radio sufre los mismos síntomas, pero sin embargo, al igual que en los medios anteriores, somos conscientes de que no existe parcialidad entre ellos, porque fácilmente descubrimos las  tendencias políticas de los divulgadores,  a sabiendas de esto, nadie reniega  de su cita diaria con el periódico acompañado de un café o  su emisora habitual de radio en su coche.

Quiero apuntar que la diversidad de tendencia política en la prensa es una dicotomía para dar sensación de pluralidad y libertad, al igual que pasa con la política, que no es más que una dualidad, ya que sirve y cobra de un mismo lugar, el poder financiero. Ambas sirven para recordarnos que vivimos en un estado plural, ya que el Nodo y el régimen nos traen malos recuerdos, pero sin embargo no es más que una tremenda mascarada, ya que en realidad todos son propiedad de los mismos inversores.

Para ganar siempre has de controlar las dos partes del juego, así la victoria es segura. Y si valoramos esto con los acontecimientos actuales podemos observar que da igual quien gobierne o que información nos den, si al final tenemos que obedecer lo que nos dicte el gran capital. Vuelvo a recordar esa frase: “tenemos que contentar a los mercados”, ¿Por qué?, si ellos nos condujeron a esta situación. Un gobierno está para servir al pueblo y un medio está para informarlo, y eso pasa por contarlo todo, por dar alternativas, por mostrar todas las posibilidades.

Nos queda internet como el medio más libre actualmente, pero también es preciso filtrar mucho los contenidos, ya que de la misma forma que podemos obtener una información más libre de censuras, también existen métodos que intoxican o desinforman con el fin de restar veracidad a una posible realidad. Lamentablemente su control llegará tarde o temprano, ya que por todos los medios desean que esté bajo dominio, con el fin de mantener a la sociedad ignorante de la realidad.

A pesar de todo, los preocupantes acontecimientos actuales y el modo de difusión en que son presentados a la sociedad, encierran un siniestro mecanismo de preparación y concienciación en las masas que es más demoledor que la mera situación actual. Pero esta opinión la mostraré más tarde.

Antes quiero valorar el fenómeno de la división, el enfrentamiento, el embrutecimiento y cómo se amilana a la población y con qué fin:

Para ello voy a recurrir a algunas experiencias propias y empezaré por mis formas y conductas de comportamiento. Haciendo crítica constructiva sobre uno mismo, recuerdo dejarme llevar muchas veces por la competitividad absurda, la alteración al volante o cómo muchas veces te ves implicado en una disputa ilógica defendiendo posturas de las que muy probablemente ambas partes no teníamos ni la más remota idea. ¿Por qué el enfrentamiento?, ¿por qué la discusión?, ¿por qué la competencia con los demás? Pues porque flotaba dentro de la misma corriente de vulgaridad. El embrutecimiento del ser humano se fomenta con el trauma y la falta de sensibilidad y espiritualidad, ayudado de estimulantes como el alcohol, el futbol, las drogas, así como la violencia y el odio ideológico.

Un buen día acompañado de buenos amigos nos disponíamos a ver un partido de futbol de gran rivalidad. Estuvimos buscando un bar para ver el encuentro y entramos en uno de tantos de Madrid. Antes de empezar y tras el trascurso de los veinte minutos que allí duramos, me di cuenta de la brutalidad a la que somos sometidos sin darnos cuenta. A gritos, allí se escuchó tal cúmulo de barbaridades, faltas de respeto, deseos de muerte, que me vi privado de mi libertad para poder expresar libremente la simple celebración de un gol u oportunidad, por no crear un altercado ni poner en un aprieto a mis amistades.

Lo peor de todo esto es que simple y llanamente lo consideramos normal,  pareciendo que con los deportes está todo justificado. Aquel día renegué casi totalmente de ese deporte, debido a lo que se había convertido. Esto trasladado a un estadio se convierte en un cúmulo gigantesco de instintos primarios muy lejanos de la evolución de miles de años que se supone hemos vivido. No puedo entender cómo las incidencias de un partido de futbol pueden ser más importantes que los problemas reales de la sociedad, y cómo esas bestias desbocadas, al día siguiente, son fieles corderitos del sistema. El poeta romano Juvenal lo llamaba “pan y circo”. Dos mil años y no hemos evolucionado, tan sólo ha cambiado la cara de los que nos gobiernan y manipulan.

Pero si todo esto es la válvula de escape para miles de personas que no han sido dotadas de sensibilidad, porque el entorno en el que han vivido durante la época más trascendente de sus vidas ha estado marcada por el trauma, la incomprensión, las diferencias sociales, un entorno familiar violento, producto de padres con otro trauma, marcados por las mismas diferencias y estos por otros y otros…, entonces podemos entender ciertas conductas.

Todo apoyado por un modelo educativo donde un niño entra en una fábrica de montaje, divididos por edades, sin distinguirlos y apoyarlos por capacidades, y donde la función publica más importante de la sociedad carece de motivación, puesto que el sueldo de un concejal de festejos de pueblo sin estudios triplica al de un profesor, ¿que podemos esperar?, tan solo una debacle total de la sociedad, cada vez más falta de valores, de motivaciones o de perspectiva y conciencia para mejorarla.

No lo harán, no, porque somos un producto fabricado defectuoso a propósito, para formar parte de una basta masa productiva burda, insensible y maleable con el fin de ser útiles y controlables, que seguiremos los patrones de pérdidas de libertades que el modo de vida nos conduce hasta el final de nuestras vidas. ¿Quién es plenamente feliz?, ¿la ignorancia da realmente la felicidad?

No somos conscientes de lo que somos capaces, porque se nos impide ver. Nacemos con un potencial inmenso, pero a medida que pasan los años somos limitados por cada uno de los mecanismos de este modo de vida, mediante una educación fundamentada en prepararnos para ser obedientes, competitivos y ni tan siquiera poder dudar de la doctrina que se nos impone como verdades absolutas inapelables.

Con este grado de manipulación, del cual la gran mayoría de la población no es consciente, se pueden conducir los acontecimientos de este mundo en la dirección que se desee. Cada vez que en la historia el ser humano ha adquirido un grado de sensibilidad y conocimiento capaz de hacernos evolucionar hacia una sociedad justa y equilibrada, algún factor en la historia ha cambiado esa trayectoria, y no porque el humano sea irremediablemente un fracaso, sino porque esta humanidad ha sido idiotizada y brutalizada a propósito para poder ser dominada como un rebaño. Es por eso que siempre han existido privilegiados y sirvientes, en ambos casos la gran diferencia depende de la información que estos han poseído. Unos disponían de conocimientos históricos y científicos y los otros tan sólo servían para producir y luchar en las batallas. Hoy sí hay disponibilidad a la información, pero una pequeña proporción de la población hace uso de ella, el resto se acomoda con información basura, adormeciendo sus instintos de curiosidad.

Llegado a este punto, los dominantes velan por sus asuntos y con años de antelación preparan sus planes para mantener perpetua su posición privilegiada, para ello saben que es necesario engañar mediante sus canales masivos, ya que son conscientes que en esta era, la dominación pasa por contar con el apoyo de los ciudadanos. Por ello se crean métodos nuevos de mentira, de desvío de la atención, de desinformación, de anulación de frentes de oposición, de contaminación de posibles informaciones alternativas en canales libres, haciéndonos ver que estamos en el bando de los buenos, que con nuestros impuestos pagamos a los liberadores del mundo, cuando en realidad estamos apoyando a los nuevos colonizadores, a los dictadores sin escrúpulos que cada día aplastan una nueva libertad en pro de nuestra seguridad. Nos bombardean de mentiras para crearnos axiomas de los que siempre salimos perjudicados: La crisis es por nuestra culpa, el precio de la energía es por culpa de la falta de recursos energéticos, así como por las provocaciones de los países islámicos, el calentamiento global es un problema, el cáncer parece incurable, no hay cabida para tanta gente en este planeta, mentira, mentira y más mentira.

Todo es mentira, pero si  hacemos caso a lo que sus agentes de información a sueldo nos cuentan, nos lo creeremos y una vez más apretaremos el cinturón. Pero ellos ganaran más y nos recortarán más libertades, nuestros hijos vivirán en un mundo más represivo y menos evolucionado, serán aún más esclavos de este sistema artificial.

Pero todavía voy más allá y cada vez creo más firmemente que un plan conduce los acontecimientos del mundo hacia una vorágine que propicie el caos absoluto y justifique los medios para un cambio de sistema ya diseñado. Ante tal situación, nosotros mismos pediremos a gritos un cambio. Inconscientes aceptaremos un nuevo sistema de orden que alivie la agobiante situación de inestabilidad y corrupción. Sin querer estaremos inmersos en una desgracia de tiranía global sin atisbo alguno de libertad.

Actualmente se está acaparando la atención de la población con los siguientes acontecimientos: corrupción política, la corona salpicada por el mismo mal, incitación a la rebeldía social ante las injusticias, fraude bancario, una latente desigualdad social, engaño político, evidencia del desfalco financiero. Todo ello muy condenable y debería hacerse justicia, pero no es más que un muro que no nos deja ver más allá, y más allá está el verdadero mal que todo lo controla, el verdadero cáncer del mundo, los jefes de estos anteriores, el poder supranacional todo poderoso, el cerebro de tan basta operación, el dueño de prácticamente toda la riqueza. Con estas cortinas de humo, la mayoría jamás verá a sus verdaderos culpables, gracias al bien más preciado, la información, usada ésta como tal o como desinformación según convenga.

En nuestra mano está poder cambiar el mundo y aspirar a vivir una plenitud absoluta, plena de felicidad, bienestar y sabiduría, donde no exista el sufrimiento ni el miedo. Es más que posible y depende tan solo de uno mismo, depende tan solo de desintoxicarse del mundo artificial en el que vivimos y regresar a ser lo que somos, hijos de la Tierra, parte de ella. De ella debemos aprender, de ella debemos proveernos, a ella debemos cuidar. En ella están todas las respuestas. Pero tal vez seamos meros inquilinos de aquellos que nos la han arrebatado.

Yo no poseo la verdad de absolutamente nada, y tal vez todo lo que haya escrito ni sea cierto, ni pueda ayudar a nadie, pero forma parte de mí, de mi aprendizaje y de mi desconexión con el mundo artificial, consumista, egoísta, intimidador y deshumanizado. Plasmando mi visión con estos dos artículos más un tercero final, la perspectiva que del mundo intuye mi mente, condicionada tal vez como el que más, pero siempre ante la máxima de “no me creo nada, pero tampoco descarto nada”, soy un ser individual capaz de configurar una realidad y creo en mí mismo.

Dios como tal no existe, Dios somos nosotros mismos y no nos hemos dado cuenta, porque formamos parte de un universo infinito de posibilidades que aún desconocemos. Es por ello que es preciso salir de esta celda y empezar a buscar en uno mismo, dejando a un lado todo lo externo. Es por ello que tampoco yo quiero convencer de nada a nadie, sólo expreso mi punto de vista. Cada uno particularmente ha de ver la realidad por si mismo y ser consciente del mundo real al que se enfrenta, así como la complicidad en la que participa.

El mayor poder

Publicado: febrero 1, 2012 en Uncategorized

¡Qué aburrido es el entretenimiento que los medios nos ofrecen! Televisión, radio, juegos, cine…, me hastían tanto, que no puedo hacer otra cosa que evitarlos. Sin embargo, existe un medio que los supera a todos, que ha despertado en mí un mundo infinito por descubrir, que está juntando poco a poco todos los compartimentos de mi mente en uno sólo y que acerca mi lado izquierdo al derecho. Un medio que contiene un guion mil veces más increíble que una buena película, que aporta información  más interesante que la que cada día nos ofrecen los mass media, que suponen un juego sin límites en el que uno mismo es uno de los protagonistas. Tanto que yo mismo he visto evolucionar mi ser hacia formas, conductas, disciplinas y actividades que antes jamás hubiera pensado conseguir, y tan sólo en un período de un año, en ese tiempo he subido uno, dos o tres peldaños, me siento bien, lo entiendo todo mejor y puedo sentir humildad propia y real, al saber que en este camino infinito me queda todo por aprender, que no puedo inculcar una idea, que tan solo la puedo compartir, que el mundo y la vida es una maravilla inmensa de la que apenas conocemos nada, no porque no podamos sino por las limitaciones que nos son impuestas desde que nacemos, porque si supiéramos tan sólo un diez por ciento, el mundo cambiaría radicalmente en nuestro favor.

Una de mis normas actuales es: de entrada no me creo absolutamente ninguna información, venga del medio que venga, y por otra parte no doy por descabellada ninguna teoría, sea de la índole que sea, ya que por muy imposible que parezca, lo es según nuestras creencias, según nuestras enseñanzas, según la limitación de nuestros sentidos y según la inteligente frase de Isaac Newton: “Lo que sabemos es una gota de agua, lo que ignoramos un océano”.

Otra percepción personal que he notado es la siguiente: lo que se nos “vende” o informa como verdadero es presumible y muy probablemente falso, y lo que se nos disfraza como improbable, ficción, burla, o desacreditado es presumible y muy probablemente verdadero. La primera funciona tal como la célebre cita del ministro de propaganda de Hitler, un tal Goebbels, que decía “una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad”, es decir que termina pareciéndolo, puesto que según decía Gandi “ aunque la verdad esté en minoría, sigue siendo la verdad”. La segunda funciona de forma que una verdad se esconde delante de nuestras narices, contada como una ficción, de forma que esa verdad queda para siempre en nuestro subconsciente como algo no real, para eso es una ficción.

Es muy difícil poseer la verdad de las cosas, tal vez no las podamos conocer en ningún momento, pero en todo caso, para eso somos seres inteligentes, o al menos lo pretendemos, es decir, que partiendo de la base de lo dicho anteriormente es preciso sacar nuestras propias conclusiones, buscando la información, en vez de conformarnos con recibirla.

Y cuando menciono la palabra INFORMACIÓN, estoy hablando del valor más poderoso del mundo en el que vivimos, mucho más que el dinero, el oro o el bien más preciado. Mediante el dominio y control de ésta se gobierna y maneja el mundo y a las personas. Con información se puede ser desgraciado o feliz, pobre o rico, ignorante o culto, dominante o dominado, atrevido o precavido, consciente o inconsciente…., es por ello que la masa humana tiene acceso fácil y en muchos casos gratuito a todo lo que es simple, sin fundamento, ordinario, con el fin de no despertar el interés por lo que realmente vale la pena, siempre bajo la excusa de “llego a casa cansado y no me apetece pensar”, quiero algo elemental que me entretenga. Perfecto, que bien planteado, es tanto como: emplea todo tu potencial intelectual y físico en trabajar y producir hasta que te agotes y cuando llegues a casa no pienses porque otros ya piensan por ti. Todo este entretenimiento soez está, en su mayoría, al alcance de las masas mediante los mass media, a través de la música, el cine y muchos libros comerciales; que decir tiene la televisión, los videojuegos, y algunos deportes deshumanizados. Por supuesto, explicaré todo esto.

MÚSICA: Como melómano que soy empiezo por aquí. La música tiene un poder asombroso para trasmitir mensajes y sensaciones, para que actuemos de una forma u otra, para modificar o ambientar nuestro estado de ánimo. A medida que el tiempo pasa y desde que la llamada industria se ha puesto a su mando,  se ha vuelto cada vez más simple en contenidos tanto en lo musical como en el mensaje. Desde sus orígenes ha ido evolucionando, adquiriendo su máxima expresión en la música clásica, la cual está afinada en LA a 432 Hz, es decir, en balance sónico con la naturaleza. Desde 1939, por decreto universal, se ha afinado a 440 Hz, frecuencia que se escapa de las vibraciones naturales, alejándose mucho de los 432 Hz, esos que benefician a una planta, cuanto más a nosotros. Esto se aprobó a pesar del rechazo de los músicos y fue promovido por un ministro nazi, ¡vaya casualidad! el mismo de antes (Goebbels). Aun así, de ésta surgieron múltiples expresiones plenas de armonía y mensaje, a través de los cuales el ser se manifestaba y comunicaba. La música popular también ha servido para trasmitir los conocimientos de nuestros antepasados, algunos no coincidentes con la historia estudiada y que convenientemente se pasó a denominar “leyendas” de la cultura popular. Pero entonces, irrumpió la industria para destruirlo, triturarlo y utilizarlo en contra de nosotros, con melodías, estructuras y letras simples, sin espiritualidad alguna. El culmen del despropósito está en esa “música”, por llamarlo de alguna forma, carente de melodía y armonía que tan solo resuena en dos estrechas curvas de frecuencias en bajos y muy altas. Sólo hay que entrar en una mega discoteca actualmente y ver como responde el ser humano a estas frecuencias sonoras: como zombis, es decir, sumidos en un absoluto aturdimiento mental. ¿Para desconectar tal vez?, perfecto, desconecta más aún.

CINE: ¡Qué mejor escaparate para vender algo! o, más bien, para inculcar una idea, reclutar personas o enmascarar una verdad según convenga. Es cierto que al igual que en la música se ha pretendido enviar mensajes de aviso disimulados en un guion o en una letra y que, en muchos casos, ha pasado la aprobación de ineptos censuradores que no fueron capaces de ver el verdadero mensaje o, donde ya no existe el censurador, perdura la censura del apoyo económico, que para el caso es lo mismo, ya que una película no conveniente es condenada al ostracismo mediante su exclusión de los círculos comerciales  de difusión de films. Así mismo, el cine es un perfecto anuncio publicitario para vender o captar algo. Si el ejército USA necesitara  voluntarios, no precisa más que unas cuentas películas en las que el vulgar paleto de la América profunda, o el chicano de barrio, se vean reflejados en el personaje de la película  como héroes para la nación, vitoreados y adorados. Y para muestra un botón: en todas aquellas donde nos venden el sueño americano, de protagonistas triunfadores, populares y guapísimos. Después está el cine descerebrado de humor que entretiene alguna vez, pero que aporta poco o nada. Finalmente, éste es usado para desacreditar aquello que no interesa que se sepa mediante la implantación en el subconsciente, como una ficción. – ¡Qué dices!, eso no es cierto, es una película, es ficción.

TELEVISIÓN: Con educación solicito que me permitan una afirmación personal. Es tan sólo una opinión. Creo que tiene algunas cosas interesante y buenas, educativas de vez en cuando, en la 2 y por las noches después de la una de la madrugada. En Prime Time la televisión es el arma de destrucción masiva más peligrosa del planeta, tanto por los programas, como por la información. Al ser el medio más mediático, esté llega a la mayoría de la población y ejerce sobre nosotros un poder de convencimiento total, muy a pesar de que  creamos que pensamos por nosotros mismos. Lo que dicen los informativos lo tomamos como una noticia veraz, pero no es así, está totalmente manipulada por una razón muy simple. Los programas de entretenimiento, en la mayoría de los casos, tan solo aportan valores negativos para la sociedad. Valores de separación, desconfianza, rabia, desmotivación, servilismo…. La razón es muy sencilla. Todas las cadenas de televisión, incluidas las estatales y autonómicas sirven intereses económicos porque, sencillamente, son empresas que obedecen a los intereses de sus máximos accionistas. Si seguimos la pista del dinero (uno de los métodos más eficaces para encontrar las verdades del funcionamiento del mundo), curiosamente y al igual que pasa con otros medios como el escrito o radiofónico, nos encontramos que los verdaderos dueños de estos medios son grandes Holdings de capital los cuales, a su vez, son propietarios de los bancos más grandes, farmacéuticas, grandes empresas de alimentación, petróleo…., en definitiva, los negocios supranacionales que mueven el mundo y que dirigen el FMI, BCE, la Reserva Federal (Entidad privada para el que no lo sepa)  y por lo tanto están por encima del Euro, del Dólar…, dirigen los mercados y, por supuesto los gobiernos, ¡les suena!: “Tenemos que contentar a los mercados”. Estos medios, todos en poder de estos Grupos de poder económico utilizan y manipulan la información para campar a sus anchas por el mundo con acciones ilegales y hacernos creer que velan por nosotros. Pongo un ejemplo: negocio de las farmacéuticas. Creamos una enfermedad, la anunciamos como pandemia catastrófica, asustamos a la gente, ésta demanda una solución y ¡bingo!, tenemos una vacuna para salvar a la gente de la enfermedad que ellos mismos habían creado. Esto es tan cierto como la vida misma, y así un sinfín de cosas. Una guerra o tensión a un país con petróleo, provoca una subida de la gasolina, que beneficia a los que fomentan esa tensión. Esto es un proceso llamado problema-reacción-solución. ¿Por qué no nos damos cuenta de estas cosas?, pues porque ahí están los medios, propiedad de estos señores, manipulando la información. Recordaremos que la información es poder. Quien la posee, la utiliza en su beneficio y la manipula también en su provecho.

Los libros comerciales me parecen estupendos, pero he de decir que hay algo más que las historias que nosotros mismos queremos leer, también hay historias que hablan de muchas temas que no entendemos y que es preciso que sepamos, aunque nos cueste asumir ciertas realidades, porque el escritor no comercial, sin presión de la industria depende tan sólo de su tenacidad como investigador así como de la documentación de la que disponga. Detrás de mucha ficción existen muchas verdades camufladas en este apartado.

Los videojuegos me parecen también estupendos, pero desde luego esos que se basan en la simulación de una guerra donde, como en todos, matas sin saber por qué tienes que matar, evidentemente, trasladan el instinto humano hacia la peor versión de su mente, el odio, la sangre, la muerte, la falta de compasión, ¿por qué ese tipo de juegos? cuando en realidad somos seres de buen corazón, bondadosos y generosos. Pues porque el mundo en el que vivimos ya nos ha condicionado a ser seres violentos y por lo tanto individuales y  competitivos, dos facetas que no nos ayudan en nada a mejorar nuestra comunidad. No hay más que ver una comunidad de un pueblo de 200 personas o una ciudad.

Todos estos factores están ya asimilados en nuestras mentes y los aceptamos como una norma, de forma que aspirar a otro modelo, siempre se ve como una mera utopía.

Atrapados en este mundo de manipulación permanente, donde ya otros piensan por nosotros y donde somos seducidos por la vulgaridad y el entretenimiento fácil y gratuito, es difícil ser crítico o reflexivo, y menos poder tener un criterio propio, no contaminado, ni adulterado por todo esto. En el caso de lograr ver más allá de la información elaborada según los intereses de los dueños del dinero, empezamos a ver y a entender muchas cuestiones que en algún momento no nos han cuadrado, empezamos a darnos cuenta que la realidad supera todas las ficciones y que es mucho más emocionante que el entretenimiento burdo al que somos sometidos a diario, cual lenta tortura consentida.

Pero quiero dejarlo aquí de momento y continuar en otro capitulo reflexionando sobre todo esto y otros aspectos cotidianos, para al final entender como y de que forma estamos donde estamos, en una crisis global devastadora, ante una guerra más, y ante una época destructiva de libertades, derechos y progreso, tan solo por no valorar la información.

Todo lo aquí expresado es una opinión personal, cada cual ha de entender las cosas según su opinión, la cual es muy respetable. Yo no poseo la verdad de absolutamente nada, tan sólo intento pensar, investigar, reflexionar e interpretar los acontecimientos y hechos que nos rodean día a día.

Pasión por la música

Publicado: noviembre 9, 2011 en Uncategorized

El viernes 4 de Noviembre disfruté de un concierto del legendario grupo de Rock Progresivo YES, una banda que ha dado a la historia del Rock y de la música en general obras maestras como los álbumes Fragile, Close To The Edge, o Relayer, sin olvidarnos de otro disco impecable llamado The Yes Album. Ocasión para juntarnos un buen número de fans del grupo y del género en general, ansiosos por poder disfrutar de una noche mágica de buena música.

Del concierto no os voy a hablar precisamente, sino de las sensaciones que puede llegar a trasmitir la música como terapia perfecta para estos oscuros días de crisis económica y lamentables perspectivas políticas. En un día gris, lluvioso, donde el trabajo no aporta nada más que el monotemático tema  de conversación que se ha convertido en el alfa y el omega de toda relación pública, ya sea a la hora del café o en plena faena comercial, una pizca de Rock, te extrae del mundanal ruido de negatividad que envuelve esta sociedad, tan agresiva y perdida como un Toro en un encierro. Es por ello que cuando se acerca el momento de desconectar de verdad con una alta dosis de ondas, vibraciones y frecuencias maravillosas, tu cuerpo se estremece con una combinación de sonidos y recuerdos. Recuerdos de cientos de emociones que esta música nos ha hecho vibrar acompañados de un walkman, de la radio del coche, de la escucha de discos entre amigos o de un momento de máxima intimidad acostado con los ojos cerrados ante tal maravilla.

Esto se convierte en realidad ante tus ojos y rodeado de personas con sensaciones similares, lo que provoca un estado de felicidad pleno, no alterado por ningún agente externo. Pasar de la soledad de  los años de juventud donde no conocía a nadie con los mismos gustos, tan sólo porque la mayoría de la gente se deja llevar por la corriente, a estar entre mil quinientas personas que tuvieron esa misma soledad algún día, es un regalo de la vida.

Además quiero contar que gracias al programa de radio Subterránea, llego al asombro de ser reconocido por los oyentes a través de camisetas, fotos de facebook, o presentaciones, añadiendo a todo esto un grado más de satisfacción. Es increíble ver cómo nos juntamos en un bar, después del concierto, un grupo de 20 personas, de las cuales muchas ni nos conocíamos, de todas partes de España y con una  inmediata sintonía, unidos por las vibraciones mágicas de la música, por el arte, por la belleza, por la expresión, por las emociones del pasado o incluso por cuestiones indescriptibles que nos llevan a unirnos y compartir la misma pasión. Una pasión que jamas te llevará al roce, al mal rollo, a la discusión, tan sólo a trasmitirte buenas vibraciones, que nos conduce hacia el lado más hermoso del ser humano, el lado espiritual, el cual sólo contiene lo mejor de nosotros mismos.

Como ya os conté en un anterior artículo (Subterránea: La música nos ha unido), mis mejores amigos me los ha dado la música y a esta le debo poder disfrutar de su amistad. Quiero acordarme de todos los que cerramos el bar ese día o nos encontramos por allí, gente de Zamora, Huelva, Madrid, Granada….

La competición del trabajo, las prisas, los deportes que generan rivalidades, las envidias consumistas, jamas me aportarán lo que mi pasión por la música.

No caigamos en la trampa

Publicado: noviembre 1, 2011 en Uncategorized

Llega un momento en que es conveniente detenerse ante el mundo y preguntarse seriamente: ¿Qué es lo que está pasando? Puesto que nos encontramos inmersos en una época plena de acontecimientos sin precedentes, sin lógica, pero a su vez tremendamente descarados y sin escrúpulos. Hechos estos, que debemos aceptar como normales, pero en los que nadie alcanza a recordar que el futuro de este país dependiera de una prima de riesgo, y que más allá del poder de nuestro gobierno existiese un poder supremo al que rendir pleitesía denominado “mercados”. Tal vez será porque nunca vivimos bajo el manto “mágico” de la globalización, algo que suena a la salvación del mundo, pero en realidad parece tratarse de la condena de este.

Un hecho es evidente: La situación económica de este país es caótica, por los niveles de parados, la cantidad de destrucción de pequeñas y medianas empresas, la baja dotación de crédito y la nula implicación del gobierno en buscar soluciones de verdad, que impulsen la economía. Por el contrario haciéndonos creer a todos que la única solución pasa por contentar a los mercados internacionales, favoreciendo los  intereses de estos, con la eliminación de prestaciones sociales, mayores facilidades de despido, subida de impuestos, y lo que venga. Es decir: que todo aquello que beneficia a la gran empresa (la que no tiene pérdidas) y apenas afecta o perjudica a las PYMES (las que tienen pérdidas de verdad). Esto nos hace creer que vivimos tiempos convulsos en los que nos están provocando demasiado claramente y por lo tanto, nos da que pensar.

Pongamos varios ejemplos: El gobierno inyecta 30 mil millones de euros al sistema financiero para que cuenten con liquidez y puedan dar crédito (aunque no lo han dado). Si dividimos 30 mil millones entre 46 millones de españoles, aportamos cada español 652  euros a la banca, sin opción de preguntarnos si lo queremos dar o no. Lo hacemos a un interés cero o como mucho del 1%.  Luego ellos te niegan el crédito que necesitas y si eres una persona o empresa de gran solvencia  te lo dan, pero este es con un 8 o incluso ya se dan casos de  un 12%, para mi es una provocación en toda regla. El estado esta para trabajar para el pueblo, no en contra de este.

Los efectos se ven en todas y cada una de las movilizaciones que se han generado.

Otro ejemplo sería la clara obediencia de la clase política ante los cabecillas de Europa (Véase la urgencia para cambiar el artículo 135 de la Constitución Española) ante los mercados, ante las predicciones de Goldman Sachs, ante la globalización. Clara evidencia de unas trampas llamadas: Comunidad Europea, Euro, globalización, mercados…. (Sabemos de algunos países que no están sometidos a estos poderes y les va mucho mejor que a nosotros).

De esto también se ven los efectos en las pancartas de las movilizaciones.

Pero es que hay mucho más: De repente no hay un duro ni para pipas en ninguna administración pública, pero si lo hay para mantener las tropas en Afganistán, construir ciudades artificiales en los CIR ( cuarteles de instrucción) en España, para las prácticas de guerra, apoyo a la toma de Libia, base antimisiles en Rota, si se tercia Siria, Irán y lo que venga. Todo esto que tan sólo es para satisfacer los beneficios de las compañías energéticas que luego nos pasan la factura de nuevo, no lo veo más que como otra provocación.

De esto también, por su puesto, se hacen eco las movilizaciones, y de otras cosas que suceden, pero ya ni se cuentan en los mal llamados medios de información.

Información del estropicio para provocar a las masas. Por si fuera poco, en la era de internet, que ante todo esto provoca ríos y ríos de blogs, posts, y millones de comentarios en redes sociales, etc

Muchos en la calle tienen demasiado claro que esto no puede acabar bien. Que después de una gran recesión siempre ha venido una gran guerra, o una revolución, un cambio de sistema…. (cuantas veces lo hemos oído ya)

Si analizamos la historia, es más de lo mismo, y seguimos picando el mismo anzuelo. Seguimos ciegos, viendo a los mismos culpables, a los mismos cabezas de turco. No hemos aprendido nada, y el cambio que se tendrá que dar, se dará a menos que esta vez sepamos leer entre líneas, seamos más conscientes, más evolucionados y tengamos la capacidad de ver en múltiples direcciones. Todos hemos sido programados para ver el mundo por igual, con las mismas normas y convicciones. Todo lo que no sea así lo rechazamos, porque ya no vemos las cosas en otras perspectivas a las que nos han programado (La programación es el sistema educativo, la religión, la televisión, el cine y los medios de comunicación. El impedimento para desprogramarte es la televisión, el futbol, el consumismo, las hipotecas que te hacen trabajar más y reducir tu tiempo para leer libros, hablar con la gente de los problemas reales, etc.)

Por lo tanto y concluyendo, todo forma parte de un programa para cargarse el sistema tal y como lo conocemos, como consecuencia de tanta locura, agobiados con tanta crisis, despilfarro, usura y engaño para que aceptemos un cambio de este por otro que nos van a vender con el fin de no volver a cometer los mismos errores. Es decir un gobierno mundial único, con una moneda única, sistema financiero único, ejercito único….

El Vaticano ya se ha pronunciado diciendo que hay que acabar con la crisis económica y crear una moneda única. Los libros de texto de los escolares ya contienen estas ideas. Se está produciendo el cambio hacia un sistema político y económico muy semejante al chino. Consumismo, capitalismo  y socialismo centralizado. ¿Qué paso con la revolución bolchevique?: un sistema autoritario con el pretexto del poder del pueblo y a cambio una sociedad sin libertad, esclava y centralizada para media Asia y Europa. No creo que fueran muy felices,  los chinos de hoy tampoco.

Nos están engañando para seguir utilizándonos y esclavizándonos, pero ahora tienen que cambiar las tornas rápido hacia un nuevo sistema, porque tienen un enemigo muy poderoso, que es:
El que tu leas, compares, reflexiones, pienses, estudies la historia de nuevo, pero por otras fuentes, veas las cosas en multitud de direcciones, te hagas múltiples preguntas y te des cuenta de que estás siendo utilizado.

  1. Habiendo cientos de alternativas energéticas para mover un coche, ¿Por qué no salimos de la dependencia de la gasolina?
  2. Con la tecnología que existe, ¿cómo es que no se provee de medios para alimentar a las 35000 personas que se mueren de hambre diariamente en el mundo?
  3.  ¿Por qué en USA un 1% de la población tiene un 42% de la riqueza y un 80 % de la población se reparte tan sólo un 7% de la riqueza?, ¿Es eso justo?
  4. ¿Cómo es que cada vez tenemos que trabajar más y ganar menos, habiendo estas desproporciones de riqueza?
  5. ¿Cómo es que vivimos al día, con apuros, si de los 30 mil millones de «regalo» a la banca, dividido entre todos los españoles sale a 652 de euros por cabeza?
  6. ¿Cómo es que a lo largo de la historia, el hombre ha pasado miles de penurias, hambre, muerte, peste, guerras?, y esto sigue ocurriendo a día de hoy, con el supuesto avance que tenemos.
  7. ¿Cómo hemos sido conducidos siempre a matarnos entre nosotros si ninguno de nosotros lo queríamos?
  8. ¿Por qué vivimos permanentemente bajo la influencia del miedo? (Guerra nuclear, terrorismo, paro, crisis…)
  9. ¿Por qué siempre nos dividen?: Real Madrid Vs Barcelona, Nacionales Vs Republicanos, Derecha Vs Izquierda, Españoles Vs Nacionalistas, PP Vs PSOE….
  10.  ¿Por qué ellos sin embargo se unen?: Banquia, Union fenosa – Gas Natural, Unión Europea, Euro, OTAN….

Busca las respuestas y no caigamos en la trampa.

La pasión por la música, así como mi particular interés y gusto por el rock progresivo me ha llevado a conocer una serie de personas que hoy en día son muy especiales en mi vida y de las cuales no dejo de aprender.

Un buen día me sobraba una entrada para un concierto de Marillion en Barcelona y en la cola de la taquilla negocié la venta de ésta, con un fornido chico de alegre mirada, mejor conversación y un acento que no adivinaba a situar en el mapa, como entre Canarias y el otro lado del charco. La conexión con Engelbert funcionó desde el primer momento. Tanto que gracias a la música he tenido la suerte de contar con la amistad de una persona con un corazón, amistad y valores, inmejorables como referencia para uno mismo.

La gran amistad y las coincidencias musicales nos embarcan en un proyecto hasta entonces sin igual en mi vida. Asistir a uno de los mejores festivales de rock progresivo en Alemania, cuyo transcurrir de las circunstancias nos condujo a conocer a otra persona muy especial por la que siento gran admiración debido a sus conocimientos, forma de pensar y humildad.

Creo que uno de los mejores ejercicios que se pueden hacer en la vida es practicar la humildad con uno mismo y tratar de aprender y entender la buena esencia de los demás, cuando ésta es de nuestra más sincera admiración y así de esa forma sirve de alimento para la mejora de uno mismo.

Se trataba de Ritchie (Ricardo Hernández ), el cual, después del segundo encuentro en Alemania, nos invita a su templo de buena música y mejor ubicación para una quedada, en la que todo gira en torno a nuestra querida música, unas cervezas y unas pizzas. Allí comenzó algo condenado a funcionar, por los grandes momentos vividos y fruto del inmenso buen rollo que siempre se respira.

Entonces un buen día soy llamado a participar como contertulio en uno de los tantos programas interesantísimos de La Otra Frontera y surge la idea de hacer un programa sobre rock progresivo. La idea quedó en el aire, a falta de promoverla y dar el primer paso. Un año más tarde aproximadamente retomo la idea, a raíz de una serie de quedadas con mis queridos amigos de «Thewebspain» y tras conocer a David Fresno ( Moloko ), el cual siempre me ha sorprendido por su capacidad de oratoria, su particular e inigualable sentido del humor, pero sobre todo su extensa documentación y retención de datos sobre este estilo de música. Entonces ví como en una imagen un enfrentamiento de dos colosos contertulios hablando sobre esta música, era como un Ritchie Vs Moloko y como tal ví el programa. Fue entonces en Holanda, disfrutando del Weekend de Marillion y en compañía de mi inseparable compañero de Festivales Engelbert, cuando pensamos que teníamos que poner en marcha dicho proyecto.

Tras compartir el entusiasmo con Ritchie y acordar por fin el hacer un programa piloto, sin guión, sin estructura ni nada, simple y llanamente dejándonos llevar por nuestra pasión, surge el primer programa.

Nacía Subterránea con el fin de pasar un buen rato lleno de la mejor compañía, del mejor de nuestros temas para hablar y de un registro para recordar y compartir con todos aquellos que lo quisieráis escuchar. Nunca me he visto a la altura, ni capacitado para hacer algo así. No me he creído ni me creo merecedor de ésto, pero la inmejorable compañía con la que contaba ha justificado siempre mi atrevimiento.

Todavía quedaba por llegar lo mejor de todo, que ha sido encontrarse con la agradable sorpresa y a la vez gran responsabilidad de llegar a tantas personas con tantas y tantas descargas en ivoox, megaoupload o uploading. Gracias por las más de 500 descargas en ivoox, y todas las demás en estos otros medios, pero sobre todo por escucharlo, valorarlo y compartir vuestras impresiones, que siempre son inmejorables, desde Chile, Argentina, Mexico, Holanda, Suiza, España…. a todos gracias, gracias a los que estáis deseando que llegue pronto el siguente programa y nos lo hacéis saber, todo ello es una energía extra para no dejar de hacer Subterránea y que los siguentes programas contengan mejores contenidos. Este verano hemos hecho 17 entrevistas a algunos de los mejores artistas internacionales y os prometo toda nuestra entrega para que tengáis el programa que os merecéis y del cual me siento muy afortunado el formar parte.

Quiero dar las gracias y acordarme de Engelbert Rodríguez, Ricardo Hernández, David Fresno, y de nuestro equipo creativo formado por Eden Garrido y Agata Banska.

La música nos ha unido y pensar que escuchando nuestro programa podéis pasar un buen rato, yo por lo menos ya soy plenamente feliz.

Quitarse la venda

Publicado: agosto 21, 2011 en Uncategorized

Imaginaros por un instante  que nacemos y que cuando empezamos a ver con cierta claridad nos ponen una venda en los ojos. Pero esa venda tiene el poder de proyectarnos imágenes, sonidos e información que provoca que se nos quite las ganas de quitárnosla. Entonces inconscientemente vivimos con esa venda y todo lo que nos proyecta ya forma parte de nuestra vida, y es así como ya hemos asumido todas las cosas que vemos, aprendemos y oímos a nuestro alrededor.

Tenemos una venda, lo sabemos subconscientemente, pero nos da igual, seguimos con ella, y es más, en ocasiones algún bromista viene y nos la intenta quitar un poco para que veamos sin ella, y sin querer vemos algo diferente, pero nos molesta y regañamos con nuestro simpático pero inconsciente amigo.

Pero de repente lo que vemos a través de nuestra venda se vuelve confuso, perverso, ya nada es como queríamos que fuera, no entendemos nada, todo empeora, y todo es por nuestra culpa, y por lo tanto deberemos pagarlo con nuestro esfuerzo y sacrificio. Esto ya no nos gusta.

Algún día pasa lo inesperado y nos quedamos sin venda y sin querer vemos el mundo con nuestros propios ojos. Esto nos provoca incertidumbre y un gran malestar, ya que esto no es a lo que estábamos acostumbrados, pero explica el caos que veíamos últimamente con nuestro vendaje. Entonces te preguntas ¿Cómo no me he quitado nunca esta venda?, ¿Por qué razón era un fiel sirviente y creyente? Lo que ves no es mejor que lo que antes veías, pero explica todo lo que antes te negabas a entender.

Ahora realmente el mundo es diferente, pero tan sólo porque ha cambiado la perspectiva. No sé si lo nuevo es verdadero o falso. Porque no todo lo que vemos es taxativamente tal y como nos lo cuentan, siempre admite multitud de versiones, y todas pueden ser válidas. Entonces te das cuenta que lo único invalido es lo que se nos muestra como ineludible.

Los acontecimientos actuales obedecen a acciones con un fin predeterminado, que son mostradas desde una perspectiva diferente a la que podemos ver, pero esto lleva ocurriendo desde siempre. Si te hacen ver las cosas desde una misma perspectiva, tan sólo tienes esa. La clave está en buscar por uno mismo otras posibles, de todas las fuentes de las que se pueda disponer.

Los acontecimientos tienen siempre una secuencia que funciona y que es la siguiente: Acción – Reacción – Solución.

Es decir se crea un problema para concienciar sobre dicho problema, reaccionar con las medidas que se quieran tomar y la solución ya está implantada en la sociedad.

Si se quiere acortar derechos, bajar los ingresos de la gente, y reducir las prestaciones sociales, entonces se actúa de la siguiente forma:

Acción: Crisis de los mercados, ahogamiento financiero, falta de soluciones a la crisis, amenazas de rescates, intervenciones con el perjuicio de empeorar más la economía.

Reacción: Soluciones mediante ajustes, tales como la reducción de prestaciones sociales, congelar los sueldos, incluso bajarlos, subir impuestos, y recortes de derechos sociales para animar a los mercados.

Solución: Los ricos son más ricos y el resto de la población acata la reacción justificada por la acción, previamente introducida en el subconsciente de la gente mediante los hechos palpables y los mensajes de los medios de comunicación.

Lo mismo presumo pasará para Internet, el cual dejará de existir tal y como hoy lo conocemos.

Acción: Wikileaks, revueltas urbanas previa convocatoria en las redes sociales por motivo de las desigualdades sociales o lo que sea, un tipo matando a multitudes con perfil en una red social….

Reacción: Control de determinados servicios gubernamentales sobre los perfiles sociales, poder retirar un blog que no interese al poder, y posiblemente a la larga un internet libre tan solo para los grandes medios de comunicación y de pago por contenidos para el resto con el fin de que sólo acceda la gente con dinero y se prive a la que no lo tiene.

Solución: Ante los problemas que le pueden ocasionar internet al gran capital, por el despertar de la conciencia, y la unión de una posible oposición. Así se controla esta con intervención y sin oposición de la sociedad ya que por la acción han autorizado la reacción y acometen la solución. Además se minimiza el acceso a determinados contenidos a la gran mayoría de los ciudadanos.

Debemos quitarnos la venda o el futuro que nos espera será menos libre y más duro.

Primer pensamiento

Publicado: agosto 20, 2011 en Uncategorized

La inquietud, los acontecimientos actuales, las sensaciones, los pensamientos, las indagaciones y todo aquello que hace que mi cabeza funcione a mil por hora, como si no pudiera parar ni un minuto, me incitan sin remedio a  compartirlas en este pequeño espacio. Tengo la sensación de que algo esta pasando y que a veces transcurrimos por la vida de una manera demasiado superflua, sin darnos cuenta ni preocuparnos de ciertas cosas fundamentales, tales como entender las razones por nosotros mismos y sin más coacción que nuestros libres pesamientos de cuál es nuestro verdadero papel en la vida, en que mundo vivimos realmente, como funciona este, de donde venimos, hacia dónde nos dirigimos y hasta qué punto todo lo que observamos diariamente es tal y como parece.

Es cierto que los pensamientos y las conclusiones de uno mismo dependen en gran medida de todos los acontecimientos personales pasados, así como el entorno en el que se vive y la educación que hemos tenido, sin olvidarnos de toda la contaminación de información a la que somos sometidos diariamente. Entonces ¿Qué podemos creer?, pues es muy sencillo, basta con ser conformista y tragarse todo lo que nos cuentan, ya está, para que complicarse la vida. En ese caso tal vez se muera día tras día la conciencia. Por lo tanto dos pensamientos son claros: Uno es que mientras estemos vivos, no podemos doblegarnos por el convencionalismo y en todo caso habrá que luchar por abrir la mente y descubrir hasta donde podemos llegar. Un vasto cerebro nos aguarda vacío para ser llenado. Y lo segundo es que tras dar el primer paso te das cuenta que el grado de ignorancia con el que has vivido hasta ahora es tan preocupante que te hace ahogarte en el atrevimiento tenido hasta ahora.

Tan sólo voy a intentar aprender algo de lo que pasa con la ayuda de todos. La globalización del conocimiento ha de producirse al mismo tiempo que la de los mercados y tal vez así podamos hacer un mundo mejor. No es ninguna utopía. Es tan solo hacer algo que no se ha hecho nunca en la historia, porque los que han conseguido la suya lo han conseguido ante la idea prefijada de que el mundo nunca podrá ser un lugar de convivencia, sabiduría y abundancia para todos.