Posts etiquetados ‘telediario’

El mayor poder (Parte III)

Publicado: julio 11, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:

Cuando a una persona se le pregunta por qué ve el telediario, escucha la radio o lee el periódico, nos responde que lo hace para estar informado y, por consiguiente, da por hecho que eso que recibe es la realidad de lo que sucede. No puede estar más equivocado ya que la realidad de las cosas pertenece a uno mismo, el mundo lo recibimos a través de nuestros sentidos y nuestra mente procesa esa información siempre en base a la visión del mundo que nos ha sido impuesta. Nuestra propia conciencia no interviene  por la sencilla razón de que está aletargada casi totalmente.

Esto quiere decir que si entendemos todo lo que está a nuestro alrededor según lo que nos han enseñado, no es nuestra conciencia la que interpreta las realidades de las cosas sino nuestra mente basándose en nuestras enseñanzas. Por lo tanto, es mucho más fácil conseguir así manipular la información siempre en beneficio de los que sustentan los medios.

Actualmente vivimos una época histórica donde la aceleración de los acontecimientos está provocando poner en duda buena parte de lo que nos cuentan. E irá  incrementándose por la sencilla razón de que cada vez más personas (en una situación de desesperación por una situación de desempleo, la pérdida de ingresos o el desahucio de su vivienda)  ante tal panorama, abrirán sus mentes, condicionadas por la situación límite, en busca de soluciones o explicaciones a lo que está pasando. Esto implica que estas personas despierten su conciencia, que estaba dormida, por culpa de su situación de confort. Lo mismo sucede en caso contrario, cuando todo nos va bien y el mundo aparentemente prospera, nos negamos a escuchar a alguien que nos advierte del mal camino que llevamos y que nos espera un futuro de decadencia si no lo evitamos. Nuestra conciencia está dormida y nuestra mente hace oídos sordos de lo que escucha porque no quiere pensar que el buen momento se va a acabar algún día. Si vemos niños morirse de hambre en la tele, miramos para otro lado, lo hace nuestra mente condicionada por nuestras enseñanzas manipuladas para que no intervenga nuestra conciencia y así seguir viviendo en los mundos de “yupi”. Antes del 2007 un reputado político español advertía del peligro del rumbo que llevábamos y fue menospreciado y condenado al ostracismo por la propia sociedad, al interpretar esas afirmaciones como locuras en una era fantástica que nadie quería oír.

Pero ahora nos toca a nosotros y, es por ello que, la mente busca soluciones y ahí le damos paso a la consciencia. La consciencia está más relacionada con el espíritu de cada uno, con su alma, se siente en el corazón, la mente es cerebral y en ella se almacenan los datos que nos llegan con la información manipulada. El corazón dicta las decisiones por intuición. En momentos clave de nuestra vida la mente ha de escuchar a la conciencia que es consciente, ha de escuchar al corazón.

No somos seres destructivos, egoístas, malvados, desinteresados, corruptos, limitados y enfermos, en absoluto, para nada, nacemos libres de todo esto, pero comenzamos a vivir en un mundo en el que nuestro subconsciente es bombardeado día tras día con miedos, incitaciones al consumo, al egoísmo, al juego, a una moralidad perversa, a credos, mentiras, sometimiento a las normas y a aceptar el juego de la vida tal y como está montado, sin poder oponerse a él. Aunque todo esto implique una grave pérdida de valores, somos sometidos por la maquinaria de manipulación más grande de la historia, basada en el sometimiento y atontamiento de la gran capacidad humana para evitar ser seres de conciencia capaces de mejorar todas la facetas del ser humano.

Un ser humano cualquiera que empiece a ver la TV desde pongamos los seis años a una media de tres horas diarias durante unos 340 días al año y estableciendo una media de un corte publicitario cada 15 minutos de otros 5 minutos, verá unos 5 o 6 cortes publicitarios con unos 10 anuncios, considerándolos de 30 segundos cada uno. Eso nos da 60 anuncios al día, unos 2.040 al año y si ve la tele 70 años más, unos 142.800 anuncios en su vida. Esto sólo en la TV, después está el resto de medios. Un ser condicionado al consumismo de por vida. Alimentará sus carencias emocionales y personales comprando cosas que ni les serán necesarias e hipotecará su vida para cumplir los deseos que le fueron introducidas subliminalmente a diario.

La división, la violencia y el miedo también están presentes en la vida de este ser humano. Sin darse cuanta tendrá una declinación política, que le haga odiar a los que piensan distinto, será seguidor de un equipo de fútbol, vivirá dividido por un estatus social, tendrá una religión distinta a la de sus nuevos vecinos extranjeros. Estará sometido a un bombardeo de violencia diaria, en cada uno de los telediarios que vea, series de televisión, películas, juegos…. Un telediario debería hablar más de los logros de la sociedad que de los “reality” diarios que tienen menos importancia. El cine debe trasmitir un mensaje positivo pero, sin embargo, el que es atractivo y comercial está basado en la violencia. Los juegos que más se venden puntúan por matar.

La respuesta típica a todo esto es: ¡Es lo que la gente quiere!, no es cierto, es con lo que a la gente han tentado, han educado y han promovido. La violencia es más dañina que otras muchas cosas que están prohibidas.

El miedo es el factor que falta para terminar de traumatizar y atormentar nuestras mentes. Siempre, sin excepción, hemos vivido en una situación constante de miedo. Miedo a una guerra, a un ataque nuclear, a un atentado terrorista, a perder el trabajo, a tener menos que los demás, a ser un perdedor, a un meteorito, a una invasión alienígena y a todo lo que se les ocurra, ya que con miedo el ser humano es dócil cual tierno corderito, es sumiso, es servil, es esclavo y además acusa un trauma causado por la división,  la violencia y el miedo. Al final un ser humano en un estado aparentemente libre y democrático es todo menos libre.

En su única e irrepetible ocasión en el mundo físico, vivirá gran parte de su vida sometido a una enseñanza manipulada, trabajando todas las horas productivas de su vida para otros (aunque trabaje para él, en realidad lo hace para otros, trabaja para pagar facturas), viviendo en una colmena contaminada, en un entorno violento, dividido con sus semejantes y atemorizado constantemente. Toda esta vida de sufrimiento para escasos momentos de felicidad con sus hijos, mujer, familia, amigos, aficiones….

Se desarrollará en un mundo lleno de mentiras, una tras otra hasta morirse. Creerá que vive en una sociedad justa, libre, democrática, con derechos y que con sus impuestos paga por una educación, sanidad, y servicios sociales equitativos a todos los seres de su comunidad. Pensará que su país sólo apoya las buenas causas y acciones internacionales, que los ejércitos pagados con sus impuestos van a velar por la paz de otros países, que las fuerzas de seguridad están para protegerle y que las prohibiciones se han dictado para resguardarlo de sus imprudencias. No dudará por un instante que el verdadero fin de su gobierno es el de velar por sus intereses y entenderá que si algo ha salido mal, siempre es culpa de él y del resto de ciudadanos, o si esto no es creíble, de la globalización. Se verá muy importante por pertenecer a una comunidad de países que sólo velan por el interés de los ciudadanos.

Afortunadamente esto empieza a cambiar y cada vez más gente ve que algo no funciona, pero aun así sigue engañada, porque eso es precisamente lo que quieren que veamos. Tienen el control total de todos los recursos y necesidades de consumo, tienen la posibilidad de crear todo el dinero que sea necesario, el poder de hacer lo que quieran con cualquier país, son los verdaderos emperadores del mundo, que no han dejado de serlo desde siempre porque siempre han controlado la situación y la población mundial se lo ha creído todo. Los culpables de los mayores genocidios de la humanidad todavía están en el poder pero, por primera vez, empiezan a estar al descubierto y se empiezan a descubrir sus fechorías. Todavía es una minoría la que lo sabe, pero crece exponencialmente, y por lo tanto esa élite intuye que de seguir así podrían perder por primera vez el dominio. Su mayor amenaza son cada uno de los seres humanos de este planeta que empiezan a hacerse preguntas, a buscar respuestas y alternativas.

Por esa razón es la hora de ver más allá de lo que la información nos camufla, de lo que los medios nos hacen ver. Los intentos de dominar Europa y el mundo no son llevados a cabo por los líderes de países que salen en las noticias, tan solo son los títeres hacia los cuales quieren que canalicemos nuestras iras, si no vemos más allá de lo que se nos hace ver, jamás conseguiremos salir de esta prisión en la que vivimos, una desgracia de condena en la que no hay salida, en la que cada vez se trabaja más, se gana menos, se vive peor, y se condena nuestro futuro y el de nuestros hijos, nietos….

¿Qué diremos a nuestros hijos, cuando nos acusen de haberlos condenado a vivir para pagar los intereses de un timo que nos han colado y por el que no hemos hecho nada?

Todas las maniobras financieras de deuda que perjudican a la población forman parte de una macro-estafa con la única finalidad de acceder al control de los estados y por consiguiente de la población. Si el dinero está controlado por entidades privadas y a su vez el grueso de la economía depende de grandes corporaciones bancarias e industriales, al final ellos marcan las pautas a seguir utilizando una herramienta muy eficaz que ha servido para llevar a cabo este plan: la maldita globalización. Por si fuera poco las empresas de calificación de la deuda forman parte del tejido privado económico que ha ocasionado esta situación.

En definitiva, todo ha sido causado a propósito con la única intención de destruir el progreso de la civilización, crear un gran caos social y político, tentar a la revuelta y pescar en río revuelto.

Vuelvo a insistir, políticos corruptos, la monarquía tocada, el sistema en entredicho y, a pesar de ello, no vemos más allá. Mientras no veamos más allá, el plan de los ejecutores de todo este hecho histórico avanza en pro de sus fines. Cuando no podamos más, pediremos a gritos una solución. Estoy convencido de que la solución ya está preparada, nos la venderán maravillosa para que piquemos el anzuelo y mientras tanto habremos perdido toda oportunidad. La situación se agravará, absolutamente todo estará en manos de los mismos de siempre.

Por esa razón la información es el mayor poder sobre la tierra ya que la única forma de encontrar la libertad es encontrar la verdad, y la verdad está muy lejos de la realidad que nosotros creemos, la verdad siempre ha estado en manos de los que han gobernado el mundo desde el principio de los tiempos. Casi todo es mentira, muy poco de lo que sabemos es verdad, de hecho la única verdad que realmente conozco es el desconocimiento de esta.

La búsqueda de la verdad se aleja más cuanto más cómplices somos del sistema establecido, a menos que la búsqueda de esta eluda dicho sistema.

A pesar de la ocultación y manipulación de la información vemos cómo los que nos gobiernan nos mienten día si y día también, los bancos engañan a los ahorradores, el jefe del estado defiende organismos en pro de la naturaleza y por otra parte la destruye. Sabemos todo esto y mucho más y, sin embargo los creemos cuando nos dicen que la crisis es por nuestra culpa, “vivíamos muy por encima de nuestras posibilidades”, nos lo dicen los que construyeron aeropuertos inservibles, obras faraónicas desaprovechadas, los que nos suben el combustible, la luz, el gas…. ¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades si para ello los ciudadanos dan el sudor de su frente a cambio de nada? Si, de nada, de nada, insisto, no nos han dado dinero, ni tan siquiera papeles de colores, nos han dado una cifra en un ordenador y, lo peor de todo es que han generado una inflación monumental desde hace mucho tiempo, que el día que reviente yo pregunto: ¿Sabe quién va ser amo y señor y quién va a ser un esclavo sin derechos a nada?

Os pregunto: ¿No os preocupa la proliferación de locales de “se compra oro”?, es una plaga, seguro que os habéis dado cuenta de ello. ¿Creéis que han proliferado porque la gente no tiene dinero y vende barato su oro a cambio de dinero?, el oro es, y siempre ha sido, el único dinero de verdad, fijaros en la historia. Por esa razón, el que hace el timo sabe que el valor del dinero, el día que salten las cifras de la mega inflación será de cero. Si alguien tiene un millón de euros en su cuenta, en realidad tiene cero, bueno tal vez lo que le den por ese millón de euros en papel. ¡Ah!, ¡no!, tampoco, porque no hay dinero en papel, sino dinero digital emitido, bien, pues entonces cero.

Los timadores, es decir, los que manejan las marionetas que aparentemente gobiernan Europa y América del Norte, tienen casi todo el dinero en cifras digitales gigantescas, pero no vale nada, porque no esta respaldado por oro o bienes tangibles, lo saben y como tienen casi todo el dinero que no vale nada, pero solo ellos lo saben, han creado un red gigantesca para cambiar ese dinero que no vale nada por el oro que si vale de verdad. Cuando tengan todo el oro y nosotros tengamos algo de dinero que no vale nada, se descubrirá el pastel. ¡Vaya! ha explotado la inflación y el dinero no vale nada, ¡maldita sea! el sistema no funciona y es por culpa de los ciudadanos, ¡malditos insensatos! Ahora se emite una nueva moneda basada en las cantidades de oro existentes, que es como debe ser, y ellos pasan a tenerlo todo y nosotros pasamos a no tener nada. ¡Bienvenidos al nuevo mundo! ha vuelto la edad media y usted no vale nada, pero le queda una hipoteca por pagar y tiene que pagarla en la nueva moneda. Éramos esclavos, ahora somos cucarachas.

Puedes obviar esto porque, tal vez, esta información no valga para nada, ni se aproxime a la realidad, pero en tu mano está seguir obviando o ponerse manos a la obra y poner tu conciencia a funcionar antes de que sea demasiado tarde. Si no tienes nada que perder, ¡que más da lo que pase! pero si tienes hijos, si tienes un sueño, si has ahorrado toda tu vida, que no te tomen el pelo, deja el fútbol, el gran hermano, los medios de comunicación e investiga. Conviértete en un investigador, que, además de que te puede salvar, enriquecerá tu ser.

Quisiera terminar afirmando rotundamente una serie de cuestiones de las que todos deberíamos estar informados y buscar respuestas:

  1. El cáncer es un negocio: Nuestros amigos y familiares sufren y mueren, pero jamás vemos a un monarca o dueño de un lobbie morir joven o sufrir un cáncer.
  2. La enfermedad es un negocio: La industria farmacéutica es ya tan poderosa como la energética. ¿de verdad interesa curar? O, tal vez, ¿mantener enfermos?
  3. La deuda es un negocio: Por eso debemos tener necesidades y ganar menos de lo que podamos pagar.
  4. La energía es un negocio: Por eso los cientos de energías libres, gratuitas y no contaminantes son archivadas, perseguidas o eliminadas.
  5. La guerra es un negocio: Por eso ambas partes de un conflicto son provocadas y financiadas por un mismo interés. Así siempre salen ganando, da igual quien lo haga. Venden armas, reconstrucción y acaparan recursos.
  6. La alimentación es un negocio: Pregunten, cuantas explotaciones agropecuarias tienen que cerrar para dar paso a multinacionales. Si con pesticidas y hormonas se mejora la productividad da igual la buena alimentación de los seres humanos. Véase algún documental sobre Monsanto.
  7. El entretenimiento es un negocio: Cuanto menos sensible y más inculto uno sea, más fácil es producir industrialmente entretenimiento.
  8. La esclavitud es un negocio: Cuanto más se trabaje y por menos, alguien se queda con la plusvalía.
  9. El cambio climático es un negocio: Además de una farsa y una mentira, se nos ha hecho creer que esto está pasando para subir los precios del combustible y cargar impuestos para la lucha contra el cambio climático.

Y el mayor negocio de todos es la ignorancia, por eso la información está manipulada, con el fin de que sigan funcionando los negocios anteriores, que se basan en las necesidades de los seres humanos, los cuales con su esfuerzo e ignorancia luchan día a día para mantener esta farsa y que los que de verdad gobiernan, posean fortunas miles de veces superiores al número uno de la lista Forbes, sigan en sus tronos de emperadores del mundo por los años de los años.

Si te has leído todo esto y los dos artículos anteriores, gracias por tu paciencia. Quiero decir una vez más que todo esto son análisis personales de años de estudio, lectura e interpretaciones, pero que tal vez éste totalmente equivocado. Tan sólo he llegado a un  momento de mi vida en el que necesitaba compartirlo contigo. No creas nada de esto, ni nada de lo que circula por internet, lee, analiza e interpreta el mundo alejándote de tus convicciones, tus enseñanzas e intenta encontrarle la lógica a este mundo sin sentido para  averiguar que sí lo tiene, y en ese sentido lógico del mundo nosotros somos meras piezas  que importamos poco, pero con capacidad para cambiar nuestras vidas.

Comprobarás que los 7000 millones podemos vivir cien años sin enfermedades, casi sin trabajar, sin pasar ni una sola penuria, felices y en un mundo pleno. Hace mucho tiempo que es más que posible.

Alguien dijo: “La verdad nos hará libres”